Esta semana fue de gran emoción en Sudamérica, con grandes duelos entre brasileño y argentinos. Sea con un clima dramático o con una lección de fútbol, podemos decir que el campeón de América vuelve a ser verde y amarillo.

¿ALGUIEN ANOTÓ LA MATRÍCULA?

Fue un atropello lo que vimos en Vila Belmiro. El Santos necesitaba mostrar que podría jugar de manera más equilibrada, entre atacar un equipo más bien posicionado y defender con calidad.

Para el Boca Juniors y para la prensa argentina, era una ventaja el equipo actuar a domicilio, pudiendo emplear su mejor estilo de juego con naturalidad.

Desde los primeros minutos, el Boca no logró controlar el Santos. No hubo ese campamento tradicional en el medio-campo, que el equipo argentino hace siempre ante los brasileños.

Mantenía más posesión porque el Santos lo permitía. La intensidad era toda de los brasileños, con más verticalidad, y el gol era cuestión de tiempo. Este llegó a los 15 minutos, por Diego Pituca.

Desde entonces, el partido estuvo en manos de los santistas. El Boca necesitaba atacar, pero tendría de tratar con un ataque endiablado.

Cada vez más, el Santos tenía espacio, y no porque el Boca atacara, sino porque no tenía como interrumpir transiciones violentas de los brasileños.

El primer tiempo terminó con los argentinos con casi el 60% de posesión, pero permitiendo 14 tiros de los brasileños. El Boca tiró dos veces, ninguna a puerta, y solo sabía el color de la equipación del portero Joao Paulo cuando este sacaba de puerta.

Todavía había posibilidades para el Boca, ya que el empate con goles le daba la plaza. Sin embargo, necesitaba salir de sus características, exponerse más, y el peligro era de goleada real.

Final de la Libertadores será brasileña – ¿Qué esperar?

El Santos ya había mostrado contra el Gremio lo peligroso que era cuando tiene espacio. El Boca lo dio y sufrió las consecuencias. En los primeros minutos de la segunda mitad, Soteldo arrancó por la derecha y soltó una bomba para abrir la portería argentina.

El Boca estaba contra las cuerdas, y a continuación Marinho hizo una jugada espectacular y sirvió Lucas Braga, que sin portero marcó el tercero y terminó de matar al rival.

Fabra fue expulso justo después y después de eso el Santos estuvo más comedido, ya que el pase a la final ya estaba en el bolsillo. Un equipo sin dinero, sin rumbo, sin esperanza, que se ha vuelto un equipo competitivo, táctico al extremo y letal.

Ejemplo del trabajo que viene haciendo el técnico Cuca. Estar en la final es el reconocimiento de la capacidad de estos profesionales. En Bet365, el Santos no es favorito del duelo, con cuotas de 3.50.

EL PALMEIRAS HIZO FUERA PARA ENTREGAR, PERO LOGRÓ LA PLAZA

La semana entera fue de debates sobre lo imposible que era el Palmeiras perdiera la plaza en la final. Un 3-0 conquistado en el terreno del adversario, imponiéndose tácticamente, daba al equipo un ventaja cómoda.

Al Allianz Parque casi fue escenario de una épica. No solo por si el River Plate lograra revertir el resultado de la ida, pero principalmente por la postura de miedo de los palmeirenses.

El River Plate controló el partido y a todo momento llegaba con gran número de jugadores al campo ofensivo. El Palmeiras podría tener la posibilidad de conectar transiciones, cogiendo a los argentinos con líneas defensivas desestabilizadas, pero prefirió aguantar y espero que
el tiempo pasara.

El 2-0, en la primera parte para el River encendió las alarmas, pero estas fueron ignoradas por el equipo brasileño. La segunda parte fue más de lo mismo.

El 3-0 llegó, pero el VAR encontró un fuera-de-juego en el inicio de la jugada. Dicen que el susto hace despertar, pero el Palmeiras siguió dormido y dominado.

El River, pese a tener un jugador menos, llegaba fuerte, y ganó un penalti, una vez más anulado por el video árbitro.

El Palmeiras, con un jugador más, tenía espacio para contra-atacar, pero el medio era más grande. En el final del partido, el árbitro fue llamado para confirmar un penalti para los argentinos pero una vez más un fuera de juego en el inicio de la jugada salvó al Palmeiras.

Si todos esperaban un mero trámite, el partido mostró que el equipo que entre para empatar suele perder, y la suerte impidió un desastre. En 1xbet, el Palmeiras tiene cuotas de 2.26, siendo el favorito en el partido.

UNA FINAL BRASILEÑA EN PLENO MARACANÁ

En el segundo año en el que la Copa Libertadores se decide a partido único, el escenario elegido para la decisión fue el legendario Maracaná.

Nada más adecuado que dos equipos brasileños peleando en el escenario mayor del fútbol para decidir quien se lleva el mayor título de las Américas.

Bueno, todavía quedan algunas semanas para la final, Lo que podemos adelantar es que los que daban favoritismo claro al Palmeiras ya que tienen más dudas en afirmarlo.

UNA FINAL BRASILEÑA EN PLENO MARACANÁ

El Santos llega hambriento, intenso y con la confianza en alza. El Palmeiras sabe que tiene potencial para hacer un partido de alta calidad, pero llega con más avisado por lo que pasó en el Allianz Parque.

Además, el Santos se centra solo en esta final, mientras que el Palmeiras sigue teniendo buenas posibilidades de pelear por el título brasileño. El cansancio se hizo sentir ante el River.

Sobre todo, Brasil estará bien representado, y todos verán una gran final. Quién manda en el Maracana son los brasileños, y el destino así lo quiso. Que gane el mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Casas de Apuestas
3,8 rating
En el primer ingreso, Freebet de 150% sobre el valor del ingreso inicial hasta un máximo de 30 €$
5,0 rating
El bono ofrecido por Bet365 es de 100% hasta 60 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.
3,8 rating
En el primer ingreso, el bono ofrecido por Netbet es de 50% hasta un máximo de 50 euros
4,3 rating
En el primer ingreso, el bono ofrecido por 22Bet es de 100% hasta 122 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.
5,0 rating
Bono de 100% del ingreso hasta un máximo de 100 euros. Código promocional del Bono 1x_189790