El día de ayer quedó marcado por la conquista del 34ª titulo de campeón español por parte del Real Madrid, que hizo lo que le competía, al ganar al Villarreal, 2-1, a la vez que el Barcelona salía humillado de Camp Nou, después de caer a los pies del Osasuna (1-2).

CUMPLIR, VENCER Y CELEBRAR

A la entrada para la 37ª y penúltima jornada de La Liga, a los Merengues les bastaba con dos empates en los últimos dos partidos para
confirmar matemáticamente la conquista de la liga.

Algo que no sería necesario, teniendo en cuenta que el Barcelona cayó con escándalo en la recepción al Osasuna y permitió que, en lo que dependía de si, el Madrid fuera campeón, incluso con una derrota ante el Villarreal.

El equipo de Zidane entró en el partido buscando mostrar a lo que venía, dominando casi por completo un equipo del Villarreal con muchas dificultades en salir con peligro para el ataque.

Además, fue precisamente en una jugada parecida a esa que el Real Madrid llegó a la ventaja, al minuto 29, tras una intercesión de Luka Modric, que ofreció en bandeja a Karim Benzema el gol inaugural.

En la segunda parte, los hombres de Javi Calleja se mostraron más atrevidos, buscando el gol del empate, pero sería el Real Madrid a llagar a lo que pensaba ser el gol de la tranquilidad, a los 77 minutos, tras el francés Benzema convertir de la mejor manera un castigo máximo, pitado por falta ganada por el capitán Sergio Ramos.

Real Madrid roba corona al Barcelona y es campeón

El Villarreal no bajó los brazos y, seis minutos después de recibir el 2-0, logró reducir, con un buen cabezazo de Vicente Iborra, asistido desde la derecha por Mario Gaspar. Ya en tiempo de descuentos, los madrileños llegarían al 3-1, por Marco Asensio, tras una sensacional jugada de Vinícius Júnior.

Sin embargo, el gol sería anulado por recurso al VAR, por mano en el balón de Karim Benzema en el inicio de la jugada. Nada que impidiera la fiesta del Madrid tras el pitido final.

ZIDANE SE VIENE ARRIBA CON LA CONQUISTA

En el medio de la alegría apasionada con que los jugadores celebraban el regreso del Real Madrid a los títulos de campeón nacional (el segundo de los últimos cuatro años, pero también de los últimos siete), Sergio Ramos apuntó méritos redoblados al entrenador Zinédine Zidane.

«Fue una pieza clave, por que es el patrón el barco. Es el que tiene que marcar las diferencias y logró porque confió en los jugadores. No hay muchos que lo hagan. Creemos en el, es un entrenador único», disparó el capitán merengue.

Mientras, el antiguo internacional francés, que ya cuenta con tres Ligas de Campeones en el currículo de entrenador al servicio del Real Madrid, apuntó a la conquista de la segunda liga de la carrera como superior al tri en Champions.

«Liga mejor que la Liga de Campeones? Sí. Es una competición con 38 partidos en la que gana la que conquiste más puntos. La Liga de Campeones es la Liga de Campeones, pero la verdad es que este es uno de los días más especiales de mi carrera. Sin cualquier duda.»

EL CAMBIO DE RUMBO EN UNA LIGA INÉDITA

Este es, como se sabe, un título ganado de manera inédita por el Madrid, fruto de la situación complicada pandémica que afecta al territorio español y todo el globo. El parón forzado en marzo pasado parece haber ayudado a los Merengues a cambiar de rumbo.

Veamos. A la fecha del parón, concluida que estaba la jornada 27 de La Liga, el Barcelona lideraba la tabla con dos puntos más que el Real Madrid.

zidane-br

Desde entonces, el rendimiento totalmente dispar de uno y otr equipo llevó a la natural reconquista de la liga por parte del equipo de la capital española.

Simplificando en números: en 10 partidos realizados tras el regreso de la liga española, el Real Madrid ganó 10, con 19 goles marcados y solo 4 recibidos. Mientras, el Barcelona ganó solo 6 partidos, empató en 3 y perdió 1.

Esto quiere decir que el equipo de Setién echó por tierra nueve puntos, que acabaron por ser aprovechados por el equipo de Zidane de la mejor manera para si y de la peor para los Culés.

En bien de la verdad, creo que es más o menos consensual que ambos equipos, en lo que respecta al rendimiento, quedaron muy por debajo de lo esperado.

Aun así, el Real Madrid se mostró más consistente y letal en las horas de la verdad. Mientras, el Barcelona pareció siempre demasiado dormido en su proprio, confirmando que está lejos de los tiempos áureos.

BARÇA HUMILLADO, SETÍEN CON LOS DÍAS CONTADOS

A cuatro puntos del liderato del Real Madrid, el Barcelona ya sabía de antemano que el tercer título consecutivo estaba demasiado lejos.

Aun así, en caso de victoria ante el Osasuna, conjugada con la pérdida de puntos del rival en la recepción al Villarreal, los catalanes aplazaban la decisión del título para la última jornada, en la que se enfrenta fuera al Alavés y el Real juega ante el Leganés.

En el partido con el Osasuna, pronto se entendió que la apatía tomaba cuenta del equipo del Barcelona, quizás por entender, en su íntimo, que el título estaba perdido.

Sin Griezmann, lesionado, Quique Setíen optó por dejar en el banquillo a Jordi Alba, Luis Suárez y Arturo Vidal.

Pese a tener, naturalmente, más posesión y pasar más tiempo en el medio-campo ofensivo, los catalanes no se mostraron incisivos lo suficiente y acabaron por ser sorprendidos, a los 15 minutos, con el inesperado gol marcado por Arnaiz José.

Hasta el descanso, el Barcelona cargó buscando el gol de la igualdad, pero sin la dinámica necesaria para crear ocasiones claras de gol. Ya en la segunda parte, fue el genio de Messi el que desbloqueó, con el 1-1, marcado tras un libre increíble en zona frontal a la portería de Sergio Herrera.

Un portero que ni tuvo mucho trabajo (hizo solo dos paradas en todo el partido) y que vio su equipo llegar al gol de la victoria ya en los descuentos, en una fase en la que el Osasuna jugaba en inferioridad numérica, por la expulsión de Enric, desde los 77 minutos.

Roberto Torres, asistido por Enrique Barja, finalizó con éxito una contra-ataque venenosa del equipo de Pamplona, en una fase en la que el Barça ya estaba lanzado en el aatque buscando la victoria.

MESSI DISPARA PARA DENTRO Y DEJA AVISO

Una caída, pero no una caída cualquiera. Esta fue una derrota humillante para el Barcelona, que actuó en casa sin llama, sin garra y que llega a la última jornada de la liga con el título perdido y a siete puntos del Real Madrid.

Tras el partido, Lionel Messi era el espejo de la decepción y no ahorró en las críticas al grupo liderado por Quique Setién, que habrá sentenciado su destino en la próxima temporada, habiendo incluso dudas (hasta de la parte del proprio) si llegará al final de la temporada, en una fase en la que, perdida la liga española, el Barcelona tiene todavía la Liga de Campeones para poder conquistar.

Algo que, si la cosa sigue como viene estando, difícilmente llegará. Quién lo dice es Messi.

«Tenemos que ser auto críticos, empezando por lo jugadores pero todo el resto del club también. Los aficionados vienen perdiendo la paciencia con nosotros porque no les dimos nada.

Si queremos pelear por la Liga de Campeones mucho tiene que cambiar porque jugando así perdemos con el Napoli. El Real Madrid hizo su trabajo, ganó todos los partidos y nosotros perdimos muchos puntos que no deberíamos haber perdido. Fuimos muy irregulares.»

Mientras, Setién habló de frustración y injusticia por el resultado con el Osasuna. Con respecto a su futuro, dijo de manera enigmática: «Espero entrenar al Barcelona en la Liga de Campeones, pero no sé se eso pasará…»

MALLORCA SE JUNTA AL ESPAÑOL EN EL DESCENSO

En esta penúltima jornada, quedó sentenciado el destino del equipo del Mallorca, que perdió en la recepción al Granada (1-2) y vio confirmado el descenso para la segunda división.

El que parece tener siete vidas es el Leganés, que ganó en la visita al Athletic Bilbao (0-2) y, el sumar la tercera victoria de las últimas cuatro jornadas, aprovechó la derrota del Celta (2-3) en la recepción al Levante para mantenerse a un punto de la línea de descenso y del equipo de Vigo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casas de Apuestas
Betway

En el primer ingreso, Freebet de 150% sobre el valor del ingreso inicial hasta un máximo de 30 €$

Bet365

El bono ofrecido por Bet365 es de 100% hasta 60 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.

Netbet

En el primer ingreso, el bono ofrecido por Netbet es de 50% hasta un máximo de 50 euros

22bet

En el primer ingreso, el bono ofrecido por 22Bet es de 100% hasta 122 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.

1xbet

Bono de 100% del ingreso hasta un máximo de 100 euros. Código promocional del Bono 1x_189790