Pronosticos para Apuestas Deportivas Online – Apuestas Ganadas

Apostar en el equipo del Corazón

Apostar en el equipo del Corazón

La eterna polémica: ¿ Debemos o no apostar en el equipo de nuestro corazón?

Este es un tema tan tratado que cansa volver a él.

Pero cuando algunos empiezan a mostrarse especialistas discutiéndolo, la necesidad de discusión vuelve.

¿Es apostar en el equipo del corazón uno de los pecados capitales de las apuestas deportivas?

¿O solamente una tontería más creada por pseudo especialista para intentar hacer entender que son capaces de enseñar algo?  Probablemente la segunda opción. Desconfía de quienes vengan con estas fórmulas.

Cuando algunas personas no poseen el conocimiento necesario pero intentan demostrar una aura de sabiduría, una de las técnicas más utilizadas es escoger temas muy hablados, maquillarlos un poco y presentar el contenido como se fuera proprio. Como una descubierta, una innovación.

En las apuestas deportivas, uno de los casos más clásicos es el famoso “Nunca apuestes en el equipo del corazón”.

En una  búsqueda en Google sobre los pecados capitales en las apuestas, 9 en 10 resultados, contendrán este mantra que dice que un aficionado nunca puede apostar en su equipo del corazón.

La explicación es sencilla: la emoción de aficionado te imposibilita de analizar fríamente eventos en los que participe tu equipo. ¿ Pero es eso verdad? ¿Hasta que punto el amor por tu club como aficionado puede afectar las apuestas deportivas?

Primero hay que separar los apostadores recreativos de los que poseen un abordaje más profesional.

El apostador recreativo puede querer jugar en el fin de semana apostando a favor del equipo que le es querido con el objetivo de ver el partido con más emoción, en vez verlo solo con la esperanza de que lo gane. Sin analizar todos los datos.

Otra cosa completamente distinta son los apostadores que ambicionan con ser profesionales, con análisis de los datos e información, método de apuestas y búsqueda de valor en las líneas.

En este artículo, hablo de los apostadores del segundo caso. Y esto no es ningún juicio de valores. Cada uno apuesta como quiere. Pero imaginar que estos apostadores más analíticos serán influenciados por ser aficionados de un equipo es absurdo y explicaré el porqué.

La primera contradicción presente en este norma es la cuestión de la información.

No hay dudas de que el principal factor que nos hace ser capaces de competir con algunas posibilidad de lucro contra las casas de apuestas es la información y la profundidad de esta información en el momento de la búsqueda de valor.

Huyendo a la Información superficial – Buscando profundidad

No es difícil de imaginar que si alguien tiene un equipo del corazón, este será objeto de mucha atención por parte de ese aficionado/apostador.

Cómo juega el equipo, jugadores importantes, crisis en el club, situación financiera, cómo juega en casa, cómo juega a domicilio, motivación, etc.

El aficionado/apostador tiene una mirada mucho más detallista sobre el club de su preferencia. Eso le permite tener una información mucho más específica sobre ese equipo. Una información que escapa al sentido común expreso en las noticias deportivas.

Bueno, este tipo de información vale oro en las apuestas deportivas, por lo que el aficionado tiene, en este aspecto, una ventaja real de conocimiento y en la rapidez en la obtención de información con respecto a otros apostadores y a las casas de apuestas.,

Es común que cuando queremos saber informaciones fidedignas de un equipo busquemos a alguien que sea aficionado de ese equipo. Claro que podemos argumentar que ser aficionado y conocer no es lo mismo que apostar. Es verdad, pero ahí entra el método del apostador.

El poder del método

En teoría, el método deberá anular estas influencias y permitir que apuestes en cualquier equipo, sin que se noten tus preferencias.

Desear que tu equipo gane es un cosa, analizar fríamente las fuerzas y variables que actúan en un partido es otra. Pero, lo más importante es tener la información de calidad y eso el aficionado ya tiene.

Si tu método permite que este tipo de preferencia entre en el análisis, quizás sea el momento de perfeccionarlo. Todo en la es afectado por afectos o aversiones. No hay como controlarlo.

La diferencia es el cómo tu método de análisis mediará esta relación y anulará los efectos de esa afición.

Amalo o Dejalo

Este tema nos puede ayudar a discutir una cuestión mucho más profunda. Las emociones en las apuestas. Y hablar de las emociones es algo muy relativo. Si esto fuera verdad no podríamos apostar en el equipo de nuestro corazón, en los principales rivales, en la selección, etc.

O incluso en un equipo que una vez eliminó a nuestro en Europa y nos da mucha rabia, o en el que nos hizo perder una apuesta en el último minuto.

Todos los apostadores tiene listas negras con equipos y jugadores en lo que prometió no volver a apostar.  Esto también son sentimientos.

Amamos o odiamos a equipos y jugadores por varios motivos, pero no hay que dejar de apostar en todo lo que suscite sentimientos fuertes, bajo riesgo de llegar a un punto en el que no habría liga o equipo en la que pudiéramos apostar.

No te dejes llevar por estas tonterías que intenta pasar como si fueran verdades absolutas en el mundo de las apuestas. Son simples slogans con muy poca substancia.

Usa a las informaciones de calidad que tiene de tu equipo para ganar apuestas y dinero, o por lo menos, no perderlo.

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *