Solo yo pierdo en las apuestas?

Apuestas Ganadas » Tutoriales de Apuestas » Solo yo pierdo en las apuestas?

No me acuerdo de la primera vez que hice una apuesta online, ¿Solo yo pierdo? Y como solo tengo memoria para algunas cosas, confieso que tampoco sé si aposté el dinero en un partido de fútbol, baloncesto o tenis. Más: soy incapaz de recordar si invertí x o y y mucho menos si gané o perdí.

SOLO YO PIERDO EN LAS APUESTAS?

Si no consigo decir cuando entré por primera vez en un casi, salón de bingo, rellené una quiniela o un euromillón, compró un boleto de lotería (esto pasó muy pocas veces) o decidí apostarme una cena con mis amigos por una tontería, no por milagro sería capaz de saber cuando hice una apuesta online por primera vez.

Para mi, el debut en el mundo de las apuestas vía internet fue solo la adhesión formal a algo que me ilusionaba. Tan sencillo como eso.

Siempre me ha gustado el deporte y la adrenalina propia de mirar a cualquier evento haciendo fuerza para que el triunfo acabe de un lado u otro.

Juntar a esa ecuación nuevo factor de motivación/riesgo (la inversión de determinada cuantía) solo hace el tema más atractivo y apasionante.

Fue eso lo que me hizo registrarme en una casa de apuestas hace más de una década. Es precisamente eso que me hace, por estos días, ser cliente de dos empresas de la área.

Al contrario de algunos que siguen estando por ahí, jamás pretendí vivir de las apuestas. Y solo decidí entrar en este mundo porque, con antelación, sabía que eso no me podría causar trastornos significativos.

Básicamente solo me juego lo que sé poder perder.

Para que no queden dudas: apuesto siempre con la intención de ganar, pero solo lo hago teniendo la consciencia de que, si la cosa va mal, al día siguiente seguiré pudiendo pagar el almuerzo, o la cena o todo lo que considere esencial para mi bien-estar.

 

Para algunas personas, las apuestas son como un monstruo, una perdición, un vicio de consecuencias nefastas.

Son las mismas que consideran que alguien es alcohólico solo porque cuando celebra su cumpleaños se toma unas copas con los amigos o que tildan a una mujer con nombres menos agradables solo porque se le conocieron dos novios en el mismo año.

ODIO ESCUCHAR ESTAS OBSERVACIONES

No que me causen cualquier problema, ya que no echo cuenta a esa conversación sin sentido, pero esencialmente porque revelan la ignorancia que, en pleno siglo XXI, sigue existiendo en sociedades y países que se dicen civilizados y de primer mundo. Todo tonterías.

¿No puedo ser un apostador y a la vez un ciudadano responsable, cumplidor de sus deberes, familiares y profesionales? Puedo y lo soy.

Es verdad que las apuestas online (como cualquier otra actividad de juego), cuando realizadas sin un mínimo criterio, sin conocimientos básicos, sin noción del punto hasta donde se puede ir, pueden ser un problema grave. Más informacion: Sensaciones en las apuestas online ¿Verdad o Mito?

Sin embargo esto es válido para todo lo demás, independientemente de que hablemos de juegos de azar o de cualquier otra actividad.

SOLO YO PIERDO EN LAS APUESTAS?

¿Cuántas personas son adictas a las compras, gastando mucho más de lo que poseen?

¿Quién no conoce a hombres y mujeres que se gastan fortunas en libros, cds, juegos de ordenador, cuadros, revistas, colecciones de una cosa u otra, viajes, ropas, accesorios tecnológicos, etc, etc?

¿Cuánta gente pasa cheques sin cobertura, hacer desaparecer las pensiones, los subsidios o las pagas, revientan los limites de las tarjetas de crédito y revientan con los respectivos sueldos en algo que, objetivamente, no es esencial?

Con miles en España, millones en el Mundo y, paradójicamente, nadie les mira con desprecio. Sin embargo, ningún apostador que se asuma como tal en público consigue escapar a, por lo menos una vez, escuchar un discurso con el objetivo de ayudarle a abandonar ese camino oscuro.

MALESTAR ENTRE APOSTADORES

Pero, entre los apostadores, también hay comportamientos/declaraciones que me provocan algún malestar, principalmente esa extraña tendencia para contar unos a los otros – y veces sin cuenta – los éxitos que tuvieron.

Fue el balón que entró en el último segundo, la tarjeta amarilla en los descuentos, la combinada de los céntimos que rindió millones y sin número más de episodios que, siendo verdad, necesitarían, claro, ser conjugados con muchos otros.

Los que el balón fue al palo en el último instante, el árbitro no vio la falta obvia y la múltiple que solo no entró porque el partido, en teoría, más fácil entre 15 no fue como lo esperado.

Al leer y escuchar las hazañas de alguna gente, llego a pensar que solo yo pierdo apuestas. ¿Seré tonto? ¿Tendré un triste don para elegir la opción errada más veces que los otros?

¿No puedo entender que los miles de sistemas que, en teoría, nos ayudan a ganar más veces? No, yo soy igual a todos los demás – gano y pierdo, tengo más eficacia en algunos mercados y menos en otros.

MAGO O ADIVINO

MAGO O ADIVINO

Y cuando falló, más que arriesgar demasiado, se debe al hecho de que no soy mago o adivino, de que el deporte no es una ciencia exacta y de no tener el mínimo contacto con esa gente tan de moda que antes de que el balón gire ya sabe que resultado tendrá el partido.

Por lo visto, hago parte de un pequeño grupo que también vé gracia a hablar de apuestas perdidas. Vale, confieso, le veo gracia una semana después, cuando pasó el malestar y, seguramente, ya hizo uno u otro disparate.

Sin embargo, es necesario recordar que esto es un pasatiempo, no es por aquí que quiero ganarme la vida. Esencial es el trabajo, de donde vienen las verbas que permiten arriesgar algunos euros en apuestas sin que esto cambie mínimamente mi día-a-día.

Las apuestas solo deberían ser encaradas de esta manera. Quién piensa de otra firma tendrá que analizar muy bien el camino que desea recorrer como los profesionales de apuestas.

Y debería tener presente que los “súper-héroes” solo existen en las pelis. Pueden apostar en eso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Casas de Apuestas
3,8 rating
En el primer ingreso, Freebet de 150% sobre el valor del ingreso inicial hasta un máximo de 30 €$
5,0 rating
El bono ofrecido por Bet365 es de 100% hasta 60 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.
3,8 rating
En el primer ingreso, el bono ofrecido por Netbet es de 50% hasta un máximo de 50 euros
4,3 rating
En el primer ingreso, el bono ofrecido por 22Bet es de 100% hasta 122 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.
5,0 rating
Bono de 100% del ingreso hasta un máximo de 100 euros. Código promocional del Bono 1x_189790
Últimos Artículos