El clubismo y el riesgo en las apuestas deportivas

Apuestas Ganadas » Tutoriales de Apuestas » El clubismo y el riesgo en las apuestas deportivas

Perder una apuesta es algo natural, pero factores emocionales nos hace perder mucho más que el el limite aceptable. El famoso clubismo es uno de los peores enemigos de una banca y, probablemente, tú que estás leyendo este artículo, ya pasaste por esa situación.

EL CLUBISMO CIEGA, Y LA BANCA SE VA PERDIENDO

Hablar de riesgo en las apuestas deportivas es casi como llover en lo mojado. Centenares de motivos nos hacen ganar o perder una apuesta, y nuestra capacidad de identificar estos errores y aciertos nos hará tener lucros a largo plazo.

El clubismo y el riesgo en las apuestas deportivas

A veces pienso que es mucho más fácil perder una apuesta que ganarla. Las posibilidades no son iguales y las probabilidades no están a nuestro favor. Si analizamos fríamente, el Juice, las cuotas desajustadas, aliados a un volumen altísimo de apuestas, todo esto nos hace perder dinero a largo plazo.

Una de las principales dificultades a superar son nuestras elecciones basadas en pasión, o sea, nuestro clubismo. Naturalmente, tenemos una memoria afectiva que nos hace elegir a equipos que, por norma, nos proporcionan resultados memorables, aunque estos en una balance final no sean tan lucrativos.

El clubismo y el amor por nuestros clubes entran en esta parte emocional, en la que basamos nuestras elecciones no en datos fundamentados, sino en posibilidades sin mucha solidez. ¿Quién nunca perdió dinero apostado por su club del corazón?

No digo que inventé la rueda, ya que este tema es muy antiguo, sino quiero decir que lo hice mucho y consecuentemente perdí mucho. El tema, además de señalar y decir que está mal, es encontrar algún método para limitar esta nuestra tendencia para apostar con la emoción y no con la razón.

Esa sensación eufórica y el pensamiento de que todo va a salir bien no nos hace raciocinar. Me he cansado de perder dinero apostando en cuotas increíblemente bajas o buscar algún hándicap positivo cuando, claramente, la tendencia es que mi equipo pierda. Perder el partido y a la vez perder dinero, no hay nada peor en lo que respecta a las apuestas deportivas, lo que acaba por desencadenar algunas reacciones peligrosas.

Intentar recuperar a toda costa, para intentar suplir el sentimiento malo de la derrota. Perder la noción del riesgo y aumentar el volumen de apuestas y, la consecuencia principal: ese sentimiento de que da igual. En pocas apuestas nuestra banca estará arruinada y tomaremos consciencia de la cagada que acabamos de hacer después de que el daño sea casi irreversible.

¿ESTÁ PROHIBIDO APOSTAR POR EL CLUB DEL CORAZÓN?

Hablé de la parte mala, cuando perdemos el partido y el dinero, pero por otro lado también podemos ganar los dos. El problema principal no es apostar o no, en estas condiciones, sino la manera como lo hacemos y los resultados emocionales que traen estos partidos.

Este es un tema muy personal. Hay los que logran controlar una decepción, pero esto no cambia el hecho de que una elección incorrecta se haya basado en la memoria afectiva. Personalmente, dejé de apostar por mi club durante mucho tiempo, justamente por entender que perdía más que ganaba.

Pero con el pasar el tiempo me di cuenta de que perdía oportunidades valiosas, ya que no dejaba de acompañar las cuotas y hacía
algunas proyecciones de apuestas hipotéticas. Así, mi problema no era apostar por mi equipo, sino saber separar lo que era una apuesta basada en datos y proyecciones concretas y una apuesta impulsiva, esperando el acaso.

La cuestión ahora era controlar el sentimiento impulsivo de una pérdida doble. Pero me fui dando cuenta de que conseguía hacer una apuesta realmente fundamentada tras una pérdida, ese sentimiento impulsivo disminuía, ya que me sentía conformado por haber hecho la elección correcta, independientemente del resultado.

Hasta ahora sigo sin apostar contra mi equipo. Y he perdido varias oportunidades de buenas apuestas, pero decidí preservar mi sanidad mental. Dividir mi voluntad entre mi equipo y mi dinero sería demasiado.

Es una cuestión personal, deberemos estar cómodos cuando apostamos por algo, y no estar a punto de explotar si la cosa no va bien. Si analizo, identifico que las probabilidades y el valor de las líneas está contra mi equipo, prefiero quedarme fuera y esperar lo improbable sin culpa.

Tenemos de tener prioridades y la mía es preservar mi banca de cualquier ola de apuestas emocionales. En el inicio no es fácil, pero a lo largo del tiempo aprendemos a llevar nuestra pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casas de Apuestas
Betway

En el primer ingreso, Freebet de 150% sobre el valor del ingreso inicial hasta un máximo de 30 €$

Bet365

El bono ofrecido por Bet365 es de 100% hasta 60 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.

Netbet

En el primer ingreso, el bono ofrecido por Netbet es de 50% hasta un máximo de 50 euros

22bet

En el primer ingreso, el bono ofrecido por 22Bet es de 100% hasta 122 euros, o lo correspondiente en la tua moneda.

1xbet

Bono de 100% del ingreso hasta un máximo de 100 euros. Código promocional del Bono 1x_189790

Últimos Artículos